26 agosto 2016

Controversia en la elección de la sede de Eurovision 2017

Mientras NTU continúa analizando las bondades de las diferentes candidaturas, Odessa y Dnipro denuncian posibles irregularidades en la designación de la ciudad anfitriona del concurso en su 62ª edición.

El eurodrama por conocer la ciudad que acogerá el Festival de Eurovision 2017 no ha hecho más que comenzar. Como os contábamos anteriormente en Eurocritic, la rueda de prensa que serviría para dar a conocer el nombre de la sede de la próxima edición del concurso el pasado 25 de agosto fue pospuesta minutos antes de su celebración.

Para argumentar esta repentina cancelación, la página web de Eurovision ofreció una escueta explicación en la que alegaba que tanto la Unión Europea de Radiodifusión como NTU, televisión organizadora del certamen en su próxima edición, necesitaban más tiempo para analizar todos los detalles de las candidaturas y tomar la decisión correcta. Puedes leer el comunicado en su totalidad aquí.

Sin embargo, las explicaciones de la UER no parecen satisfacer a representantes de las ciudades de Odessa y Dnipro, dos de las ciudades que continúan en la carrera eurovisiva, y que dicen encontrar irregularidades en el proceso de selección de la urbe que se convertirá en la capital de la música europea el próximo mayo.

El alcalde de Dnipro, en pie de guerra


Tras la cancelación de la rueda de prensa del pasado 25 de agosto, el director general de NTU Zurab Alasania explicaba a través de su perfil de Facebook que el comité organizador del Festival de 2017 continuaba con la búsqueda de la candidatura más adecuada, con Odessa y Kiev 'empatadas' de cara a la decisión final. Las palabras de Alasania dejaban en el aire el destino de Dnipro, la tercera ciudad en competición, insinuando que la urbe podría haberse caído de la lista de candidatas.

Las reacciones por parte del ejecutivo de la ciudad no se han hecho esperar. El alcalde de Dnipro, Borys Filatov, ha utilizado su página en Facebook para responder a la publicación del director de NTU. Filatov, que ha adjuntado una imagen en la que se puede leer el comunicado de Alasania, ha recriminado a éste que 'en lugar de disculparse y explicar lo que ha sucedido, ha sido lo suficientemente inteligente como para dar prioridad a dos de las ciudades antes de tener un resultado'. El alcalde escribió asimismo que 'parece que el destino de Dnipro ha sido determinado por las autoridades de la capital'.

En su candidatura, Dnipro propone la utilización del DniproEuroArena, un antiguo estadio situado en la zona industrial de la ciudad que sería completamente renovado para acoger el Festival. Estas renovaciones, cuyo resultado previsto se puede ver en la imagen, incluirían la construcción de un espectacular techo traslúcido y la instalación de jardines verticales y recursos luminotécnicos en el entorno del estadio para modernizar visualmente el estilo soviético de la construcción. El recinto podría acoger una cifra de en torno a 9,500 espectadores una vez se acometan las reformas pertinentes.

¿Boicot a la candidatura de Odessa?


Por su parte, la decisión de NTU de posponer el anuncio de la sede de Eurovision 2017 ha causado que Boryslav Bereza, miembro del Parlamento ucraniano, denuncie presuntas irregularidades en el proceso de selección.

En declaraciones a 112 Ukraine, Bereza reivindica que la ciudad de Odessa fue la elegida por el comité organizador e iba a ser proclamada como sede del Festival 2017 en la fallida rueda de prensa del 25 de agosto. Sin embargo, según el parlamentario, 'alguien en la administración bloqueó esta elección', añadiendo que 'es evidente que nadie quiere desaprovechar esta oportunidad, ni la inyección financiera que Kiev puede aportar a la ciudad ganadora'.
112 Ukraine no aclara si Bereza se refiere a la 'administración' de alguna de las ciudades competidoras, pero sí deja claro que el parlamentario cree firmemente que alguien con poder e intereses económicos ha boicoteado la elección de Odessa, pese a haber sido designada por el comité organizador de la televisión pública del país.

No es la primera vez que Boryslav Bereza realiza declaraciones sobre esta búsqueda de la ciudad anfitriona de la 62ª edición de la veterana competición musical. A principios de agosto, este miembro del parlamento y antiguo aspirante a la alcaldía de Kiev (fue derrotado en las elecciones por el actual alcalde de la ciudad Vitalyi Klitschko) aseguró que la capital ucraniana había sido oficialmente eliminada de la carrera eurovisiva, forzando a NTU a publicar un comunicado en el que se aseguraba que esta información era completamente falsa y que las tres ciudades candidatas continuaban teniendo opciones.

Jon Ola Sand: 'Todo debe ser analizado detalladamente'


Para aplacar los rumores y reclamaciones de las autoridades de las ciudades candidatas y de los seguidores del concurso, el supervisor ejecutivo de Eurovision Jon Ola Sand ha publicado un comunicado a través de los canales oficiales del Festival.

En el mismo, Sand explica los principales retos a los que se enfrentan las ciudades que intentan acoger el Festival, así como los requisitos básicos que la Unión Europea de Radiodifusión solicita a las urbes aspirantes. Para el supervisor ejecutivo, 'elegir una sede para cada edición de Eurovision es una de las decisiones más cruciales que se realizan de cara al buen funcionamiento del concurso y todo debe ser analizado detalladamente'.

Profundizando en lo complejo de la decisión, Sand declara que 'no es tan sencillo como hablar con las ciudades una o dos veces. Hay que sentarse con los responsables de las urbes y negociarlo todo, hasta el más mínimo detalle'.


Toda la información sobre la elección de la sede de Eurovision 2017, en Eurocritic.es.

Fuente: Facebook / 112 Ukraine / Eurovision.tv / Wiwibloggs / Eurocritic

No hay comentarios:

Publicar un comentario