19 junio 2016

12 canciones que demuestran que Suiza no siempre elige mal

Le toca el turno a Suiza para subirse al "12 canciones que". Repasamos aquellas canciones que un día Suiza mandó a Eurovision y que merecían la pena. ¿Dónde quedó aquella Suiza?


La tercera entrega de "12 canciones que" de la temporada no podía centrarse en otro país que no fuese el protagonista de la semana: Suiza. El país centroeuropeo, aunque ahora parezca mentira, ha elegido bien en alguna que otra ocasión, y vamos a reivindicar 12 de las mejores elecciones de canciones de Suiza, porque ellos no siempre eligen mal.

1956 - Lys Assia - "Refrain"


Este listado no podía empezar de otra manera que no fuera con la primera ganadora del Festival de Eurovision, la madre de Eurovision, Lys Assia. Suiza organizó y ganó en aquella ocasión con su mayor estrella de la canción en los años 50, Lys Assia

De sus dos canciones de 1956, ganó la inolvidable "Refrain". Lys estuvo acompañada en el escenario por la Quinteta Radiosa. No se sabe su resultado en puntos, ni cómo quedó con su otra canción, "Das Alte Karussell", pero Suiza arrancó con éxito una trayectoria que después ha tenido su más y sus menos.


1958 - Lys Assia - "Giorgio"


Tras haber probado en alemán y francés en Lugano 1956, y en francés en Frankfurt 1958, Lys Assia probó suerte en italiano y alemán en su última participación, en Hilversum. "Giorgio" es una alegre melodía que cautivó a los jurados de la edición, tanto que sumó 24 puntos y se clasificó en 2ª posición.

Destaca que Lys Assia y el francés André Claveau, ganador de la edición, superaron al mundialmente exitoso Domenico Modugno, con su inolvidable "Nel Blu Dipinto Di Blu", en aquella velada. "Giorgio" supone también la despedida de Lys Assia de los escenarios eurovisivos como participante, 3 participaciones consecutivas con una medalla de oro y otra de plata.


1963 - Esther Ofarim - "T'en Va Pas"


Tras unos años con todo tipo de resultados, Suiza vuelve a destacar en 1963. La israelí Esther Ofarim representó a la Confederación Helvética consiguiendo un brillante lugar. Apenas 2 puntos separaron a Ofarim de los ganadores Grethe and Jørgen Ingmann.

Una noche de votaciones sospechosas dejó en el aire si las votaciones de algunos países resultaron ser, o no, deliverados para hacer que Dinamarca consiguiera su primer triunfo. Sea realidad o no, ¿qué sería de Eurovision sin estas polémicas? Lo cierto es que Londres 1963 nos dejó 2 de las mejores canciones de la historia del Festival en los primeros puestos de la tabla.


1981 - Peter, Sue and Marc - "Io Senza Te"


Si hay un conjunto suizo relacionado con Eurovision ése es el trío formado por Peter, Sue and Marc. Participaron en Eurovision en 4 ocasiones 1971, 1976, 1979 y 1981. Pero los intentos del trío no terminaron, ya que a punto estuvieron de llegar a Eurovision en 1973, 1974 y 1975 por Suiza, 1977 por Alemania y en 1987 con Marc en solitario por Suiza. Sus participaciones también se cuentan por el número de idiomas en los que cantaron, ya que lo hicieron en francés en 1971, en inglés en 1976, en alemán en 1979 y en italiano en el tema que nos ocupa.

Llegaron a Dublín con una de las candidaturas más redondas de la noche. "Io Senza Te" es una canción que no se puede separar de la trayectoria suiza en Eurovision, todo un himno eurovisivo que se tuvo que conformar con el lugar. 15 puntos de diferencia entre los ganadores Bucks Fizz y el trío suizo que logró el 4º lugar.

Si se me permite la licencia, debo decir que "Io Senza Te" es la mejor canción que Suiza ha mandado al Festival de Eurovision, es una de las mejores canciones de los 80 en el Festival y una de las mejores canciones de la historia del propio Festival.


1985 - Mariella Farré and Pino Gasparini - "Piano, Piano"


Primera propuesta de la lista que se sale de los puestos de cabeza. Mariella Farré y Pino Gasparini no lograron pasar de un 12º lugar, pero su canción es una de las más recordadas de la década. Sencillez en escena para una canción cantada en alemán y con título en italiano.

Es un resultado menor dentro de una de las décadas mejores para Suiza, los 80, pero el hecho de ser un himno reconocible dentro de la historia del Festival justifica su presencia en esta lista por encima de otras propuestas que quedaron mejor. Probablemente la dificultad de aquella noche, de gran nivel musical, hizo que Suiza no lograra más puntos.


1986 - Daniela Simmons - "Pas Pour Moi"


Un año después Suiza lograba la medalla de plata en la voz de Daniela Simmons. Su canción, "Pas Pour Moi" alcanzó el segundo cajón de un TOP 3 muy francófono, con Bélgica, Suiza y Luxemburgo. De hecho, se trata de la última vez que el TOP 3 del Festival de Eurovision estuvo copado por canciones en francés.

Los 140 puntos cosechados por Suiza aquella noche le bastaron para volver a los puestos de cabeza, algo olvidados ya entonces. Daniela Simmons, al igual que ocurría con Peter, Sue and Marc, era una habitual de las preselecciones suizas, ya que lo intentó en 1983 y 1985, antes de acudir al Festival, y en 1991, sin éxito.


1988 - Céline Dion - "Ne Partez Pas Sans Moi"


Poco que decir de la representante suiza de 1988. El nombre de Céline Dion se comenzó a escribir con letras de oro aquella noche del 30 de abril de 1988 en Dublín. Una extensa discografía en francés e inglés; ser la segunda mujer con más ventas de la historia, únicamente superada por Madonna, o su larga lista de éxitos musicales hacen de Céline Dion la más grande solista que haya pisado un escenario eurovisivo.

La canadiense Céline Dion ganó la preselección suiza del 88 y entonó en Dublín el impresionante "Ne Partez Pas Sans Moi". Europa no se fue sin ella, ya que decidió que era la ganadora de aquella noche. Pero el triunfo de Céline se escribió también como uno de los momentos más emocionantes de la historia del Festival, ganando por un punto y en el tiempo de descuento a Scott Fitzgerald del Reino Unido.


1991 - Sandra Simó - "Canzone Per Te"


Los años 90 son el comienzo de la decadencia suiza en Eurovision, pero, a pesar de ello, nos regalaron algunas joyas como el "Canzone Per Te" de Sandra Simó en Roma. Con un marcado sabor italiano y ochentero, Simó convenció a los jurados y logró un estupendo 5º lugar, con un punto menos que nuestro Sergio Dalma.

Suiza fue favorita para los jurados de Luxemburgo y Bélgica, y únicamente Malta y España fallaron en votarla. Actualmente, con su nombre real, Sandra Studer, es una de las mayores personalidades televisivas en Suiza. Ha sido la comentarista de habla germana por Suiza en varias ocasiones para el Festival de Eurovision.


1993 - Annie Cotton - "Moi, Tout Simplement"


Dos años después de volver al TOP 5, Suiza quiso repetir la fórmula y enviar a una chica canadiense, por aquello de que una tal Céline Dion les representó en Eurovision y ganaron. La apuesta salió bien y Suiza volvió al TOP 5, consiguiendo un estupendo 3º puesto y 148 puntos.

Annie Cotton, quebequesa de nacimiento, territorio donde ha desarrollado su carrera como cantante y actriz, fue la segunda canadiense en representar a Suiza en Eurovision. La historia querría que una tercera canadiense representara a Suiza en Eurovision en 2016, aunque claro, las comparaciones pueden llegar a ser odiosas.


2005 - Vanilla Ninja - "Cool Vibes"


Hay veces que Suiza toma nota de sus fracasos y decide cambiar la fórmula. El 0 de Piero and the MusicStars en Estambul, siendo una de las actuaciones más patéticas que se recuerdan en la historia del Festival de Eurovision, hizo que la televisión suiza optara por la elección interna. El producto propio tampoco estaba resultando exitoso en Eurovision, así que, llegó el momento de volver a importar talento, esta vez Canadá se libró de suministrar voces y fue Estonia la encargada.

El por entonces cuarteto de chicas Vanilla Ninja, formado por Lenna Kuurma, Katrin Siska, Piret Järvis y Triinu Kivilaan, defendieron al pequeño país centroeuropeo y lo hicieron consiguiendo un estupendo 8º lugar, última vez que Suiza olería el TOP 10. "Cool Vibes" se convirtió en una de las canciones favoritas de los eurofans en Kiev 2005 y, a juzgar por el resultado, causó el mismo efecto en los espectadores.


2011 - Anna Rossinelli - "In Love For A While"


Si bien es cierto que Suiza ha demostrado a lo largo de los años que sabe reaccionar a los fracasos, también es conocida como una nación con mucha paciencia. Tuvieron que quedarse en semifinales 4 veces consecutivas, con resultados peores cada vez para que volvieran a optar por una nueva fórmula, la preselección abierta.

La televisión alemana de Suiza fue la agraciada y ganó una de sus candidatas, Anna Rossinelli. Está bien, es el peor resultado de los 12 seleccionados, pero tiene el mérito de haber llevado de vuelta a la final a Suiza. Fue última, con apenas 18 puntos, pero su "In Love For A While" abrió una nueva etapa en la trayectoria suiza en Eurovision.


2014 - Sebalter - "Hunter Of Stars"


Suiza tardó dos años más en elegir el que es, hasta ahora, el último tema decente que ha enviado a Eurovision. Sebalter presentó "Hunter Of Stars" en Copenhague, convenciendo con su sencillez y buen rollo.

Suiza se dejó de experimentos y apostó por algo auténtico, que sonara bien, por un cantante carismático y una canción de la que se pudiera acordar el espectador a la hora de votar. El resultado fue un 13º puesto, fuera del TOP 10 pero siendo el 2º mejor resultado suizo en el siglo XXI.


Bonustrack - Lovebugs - "The Highest Heights"


Entre las eliminaciones suizas entre 2007 y 2010 hay dos canciones que están entre las favoritas de los fans en esos años: "Era Stupendo" en 2008 y "The Highest Heights" en 2009. Quedándonos con este segundo tema, Suiza intentó probar con un tema rock, con cierto aire británico, pero sin lograr el éxito.

El tema lo valía, la puesta en escena fue buena, pero el público europeo dio de lado a la propuesta helvética. 14º lugar y apenas 15 puntos (5 de Finlandia y 2 de Andorra, Bielorrusia, Bosnia, Portugal y Suecia), insuficientes para hacer regresar al país a la final de Eurovision.


Bonustrack 2 - Paolo Meneguzzi - "Era Stupendo"


No hay ninguna norma que nos obligue a elegir un solo bonustrack, por eso, en esta ocasión, habrá dos. En 2008 Paolo Meneguzzi representó a Suiza después de haber triunfado en latinoamerica tras su paso por el Festival de Viña del Mar.

El guapo Meneguzzi no tuvo su noche, no cantó bien y la bonita "Era Stupendo" no pudo sonar como merecía. El resultado fue evidente, 13º en la semifinal con 47 puntos. Malta le dio la máxima puntuación, Albania el 10 y 5 países más completaron los puntos otorgados a Suiza aquella noche en Belgrado.


Recuerda otras entregas de "12 canciones que":

No hay comentarios:

Publicar un comentario