10 mayo 2016

OMG! Lo que verás en la Semifinal 1

Quedan apenas unas horas para que Eurovision 2016 de su pistoletazo de salida, y en OMG! queremos prepararte para una noche tan especial. ¿Que todavía no tienes ni idea de lo que va a suceder en el Globen Arena esta noche? En el OMG! de hoy te lo resumimos a la mínima expresión. ¡Pasen y lean!


ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO PODRÍA CONTENER SPOILERS.  El que no se ha escondido, tiempo ha tenido.

Llevas esperando este día desde hace taaaanto tiempo... Tanto, que cuando te compraste el calendario solidario ese de la dotación de bomberos de Villaviciosa del Trabuco para adornar tu habitación con torsos desnudos, marcaste con fluorescentes de colorines los días 10, 12 y 14 de mayo. Ese día eres capaz de tragarte la programación de La 2, ¡no vaya a ser que se te pase cambiar de canal! Y es que comienza el Festival de Eurovision, la FIESTA en mayúsculas.

¿Te has querido hacer el decente y no ver los ensayos, para no reventarte todas las sorpresas de la noche? ¿Tus estudios ocupan demasiado tiempo y no has podido escuchar ni la canción española (porque claro, tú es que no ves Telecinco, pese a que la pongan a todas horas)? ¿Eres heterosexual inexperto en el Festival y tus amigos te van a sentar dos horas a ver cómo desfila gente por un escenario para cantar canciones que jamás esicucharías en tu buga tuneao? Don't worry, it's alright! En este artículo te desvelamos lo que podrás ver esta noche en tu pantalla, mientras agitas tu bandera de San Marino y esperas con auténtico fervor que Valentina Monetta haya vuelto a su cita anual con el concurso. Esto es... 

 

LO QUE VERÁS EN LA SEMIFINAL 1 

 

  • A un señor sueco interpretar el tema con el que ganó el Festival, pero con niños que cantan a coro. Súper original, súper novedoso y súper emotivo.
  • A los presentadores de esta edición (el señor de antes y una que presenta todo lo que se hace en Suecia) explicando que este año han decidido cambiar las reglas de votación porque si loh suecoh te vasilan, tu te callah y lo asimilah.
  • Los números de teléfono de los países a los que podrás votar en esta semifinal. No les prestes mucha atención, estamos seguros de que con tu sueldo de mileurista no podrás permitirte pagar lo que cuesta enviar un SMS a TVE.
  • A una señora finlandesa con un nombre muy refrescante: Sandía Sandhja.

  • A un grupo de griegos vestidos de modernas y bailando sirtaki. Como ya hicieran en 2004. Y en 2005. Y en 2011, también. Y en 2012. Bueno, eso.
  • A Lidia Isac bailando con un astronauta. Moldavia, ese país que siempre se inventa puestas en escena totalmente lógicas, sencillas y normales.
  • A un maromazo húngaro con tantos músculos como posibilidades de pasar a la Final.
  • A Nina Kraljic, esa señora croata a la que le dijeron 'este año Eurovision se celebra en Suecia', y decidió vestirse con un edredón nórdico para ir apropiada.
  • A la delegación de Países Bajos dejándose de experimentos, de Trijntjes Oosterhuises y de tonterías, y regresando al camino que nunca debieron abandonar. Y al mejor amigo (?) de Hovi Star.
  • A una señora armenia enseñando bien de muslamen y con bien de fuego, de ventilador y de fondos no aptos para epilépticos. Toma que toma despliegue de medios.
  • A Serhat, un señor turco con nombre de llevar sombrero (y pinta de que también), consiguiendo representar a San Marino a golpe de talonario. We miss you, mrs. Monetta.
  • A Sergey Lazarev con alas. A Sergey Lazarev en medio de una tormenta. A Sergey Lazarev bailando. A Sergey Lazarev escalando una pantalla LED. Y a Sergey Lazarev pegándose el leñazo padre.
  • A la representante de Chequia, ese país anteriormente conocido como República Checa y que se ha cambiado de nombre a ver si con suerte pasan de una pu*!"/%q? vez a la Final.
  • A un grupo de rockeros chipriotas cubriendo la cuota anual mínima de canciones compuestas por Thomas G:son que deben participar obligatoriamente en Eurovision.
  • A Zoë, la representante de un país muy lejos de aquí Austria, paseando por un jardín de mentira con flores de mentira. Más o menos como en la sección de decoración de un bazar chino.
  • A Jüri Pootsman, ese intérprete estonio que puede ganarse la vida como jugador de póker si esto de la Eurovision le va mal. Ojo, porque Estonia se guarda un as en la manga. Jé.
  • A una señora azerí enseñando bien de muslamen y con bien de fuego, de ventilador y de fondos no aptos para epilépticos. Exactamente igual que la armenia, pero con más muslamen, más fuego, más ventilador y más fondos. Y bailarines. Que en Azerbaiyán son muy suyos, oye.
  • A los representantes de Montenegro. Pausa para ir a hacer un pis. O unos cuantos.
  • A Greta Salóme en modo película de terror, oyendo voces que la llaman y le dicen...
Ven conmigo, ven conmigo babyyy... 
 
  • A Deen, Dalal, Ana y Jala. Aunque por los nombres podrían ser perfectamente los protagonistas de la versión yugoslava de Los Teletubbies, en realidad son los representantes de Bosnia y Herzegovina.
  • A Ira Losco hablando de caminar sobre el agua. A lo Jesucristo, pero sin barba. Y es una pena, podría haber quedado estupendamente en la clasificación (un beso, Conchita) si hubiese abandonado esa maldita manía suya que consiste en afeitarse todas las mañanas.
  • Un montón de interval acts que acabarán poniéndote de los nervios mientras esperas a los resultados.
  • A los presentadores anunciar a los diez países clasificados para la final. Esta sección no es recomendable para pacientes con enfermedades coronarias, fans de cualquiera de las canciones que se vayan a quedar en semifinales o ciudadanos sanmarineses.
¡Y hasta aquí nuestro repaso a lo que se podrá ver en la primera Semifinal! Ten preparado algo de picoteo, tu móvil (por si quieres votar, en esta semifinal podrás hacerlo) y unos barbitúricos para suicidarte si no se clasifica tu favorita. Pero sobre todo y ante todo, ¡disfruta de esta noche! ¡Comienza la magia eurovisiva!

Próximamente en OMG! el análisis más exhaustivo de lo que podrás ver en la Semifinal 2. Hasta entonces, ¡eurobesis de fresi!

Chris Martin,
redactor de Eurocritic.es y estilista de Nina Kraljic

No hay comentarios:

Publicar un comentario