18 mayo 2016

Eurovision 2016 "Boicot y conflicto"

Varios días han pasado ya desde que finalizase la final de Eurovision 2016 dando como vencedora a Jamala, representante ucraniana, con la polémica canción 1944. Sin embargo la polémica no se queda en la canción


Una equivocación en la votación de un miembro del jurado danés ha sembrado las dudas sobre el resultado final llevando a la creación, por parte de Rusia, de una plataforma de apoyo para pedir la revisión de los resultados. No contentos con esto, los rusos planean un boicot a la celebración del certamen en Ucrania, no pagando la ayuda que todos los países aportan para ayudar a organizar el evento, entre otras cosas. Pero, esto no es todo, aún hay más. El nuevo sistema de votación no deja conforme a nadie, las críticas vienen por todas partes, desde aquellos que no entienden que Polonia, siendo penúltima para el jurado, acabase en octava posición, aupada por el televoto, hasta aquellos que proponen un sistema de votación “verdaderamente justo” en el que todos los países reciban puntuación. Además tenemos a San Marino que se sienten desplazados, ya que ellos no pueden contar con un televoto por problemas técnicos, etc.

A todo esto tenemos que sumar a todos los tópicos anuales como el de “España nunca ganará Eurovision, tenemos que retirarnos porque nos cuesta mucho dinero” o “Esto no lo ve nadie” y, por supuesto, mi favorito, “EUROVISIÓN ES TODO POLÍTICA”. 

Como hemos podido comprobar el Festival de 2016 no deja indiferente a nadie.

A todo esto quiero aportar mi opinión y es que me parece vergonzosa la actuación de Rusia, cuya reacción solo es digna de comparar con el berrinche de un niño pequeño cuando no se sale con la suya. El llegar a la recogida de firmas para que se revisen los resultados después de que solo un jurado fallase, que en caso de corregirse no cambiaría nada el resultado final, pone en cuestión la dignidad rusa. 

En cuanto al boicot, me parece bien que quieran tomar las medidas oportunas, pero si pretenden boicotear el próximo Festival de Eurovision, que se planteen la retirada y nos dejen a todos tranquilos por un año, que bastante tenemos con los turcos tocando las narices año sí y año también.

Analizando el sistema de votación, me parece el más correcto en mucho tiempo, consigue su objetivo que es mantener la tensión del ganador hasta el final. No podemos decir que el jurado tiene mejor criterio que televoto y viceversa porque tanto unos como otros votan según sus gustos, al margen de que el jurado pueda, o no, votar con mayor imparcialidad. 

Entiendo la queja de San Marino respecto a la obligatoriedad de un televoto, pero creo que han tenido tiempo, más que de sobra, para conseguir solucionar este problema.

Aquellos que plantean un sistema donde todos salgan puntuados, no se han parado a pensar en la emoción del momento de los votos que, a fin de cuentas, es lo más interesante de este sistema. Sí, es verdad que ya que incluyen este cambio de sistema, podrían haber ido más allá y en vez de votarse a 10 países podrían aumentar el número de participantes votados a no más de la mitad, 13. 


Por último, solo me queda decir que estoy cansado de los tópicos de siempre. Si no te gusta Eurovision, te parece una mierda, no te gusta que “se voten entre ellos”, pero sí te gusta que Francia, Portugal, Andorra e Italia nos voten porque son nuestros vecinos, por favor, deja de ver el Festival y ahórranos los comentarios de siempre cuando España no queda bien. 

Y esta es otra cuestión; ¿Por qué siempre quedamos mal en Eurovision? La respuesta es simple, porque la delegación de España no se toma en serio el Festival. No puede ser que llevemos quedando relegados a menos del 10º puesto desde el año 2005, con 8 participaciones por debajo del puesto 20 y con 2 penúltimos puestos y que no se hayan pedido explicaciones a los miembros de la delegación, y que no se haya hecho un cambio de delegación en 12 años. Sinceramente, si queremos quedar bien solo nos queda cambiar nuestra delegación por completo, meter a gente que verdaderamente se interese por el Festival, y por quedar bien, que entienda que es lo que conlleva para el artista ir a Eurovision. No puede ser que teniendo buenos cantantes, y algunas veces buenas canciones, la semana de ensayos siempre pase lo mismo, cambiamos toda la actuación porque no gusta, en vez de trabajarla en condiciones y llevarlo todo hecho, para una vez allí tenerlo todo y solo modificar algunos detalles mínimos.


Tenemos que tomar ejemplo de Francia, que después de años quedando incluso peor que España, decidieron cambiar sus miembros de delegación y, adivinad qué, este año quedaron en un muy merecido sexto lugar. 

Dicho todo esto, espero que hayáis disfrutado el Festival de Eurovision en Estocolmo, que se solucionen todos los problemas que han surgido este año y que España por fin tenga una delegación como se merece. 

Esperemos que se haga corta la espera del próximo Festival, nos vemos pronto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario