22 septiembre 2015

OMG! ¡Eurovision te necesita! (parte 4)

Cuarta y penúltima parte de este repaso por la wishlist de quien suscribe. Nos ponemos nuevamente en marcha para recorrer Europa en busca de voces potencialmente eurovisibles. Acompáñame en esta nueva entrega de OMG!

En OMG! continuamos buscando candidatos de todos los países que podrían participar en Eurovision 2016. Os recuerdo el procedimiento que he seguido en las partes 1, 2 y 3 (¡que ya deberías haber leído!): he elegido un artista o grupo de cada país que haya participado alguna vez en el Festival (con las excepciones de Yugoslavia y Serbia y Montenegro, que tienen más medallas de baloncesto que nosotros, pero como ya no existen... besos para Mariano Rajoy). Al final de esta serie de artículos os presentaré un vídeo recopilatorio en el que ya estoy trabajando, y donde podréis escuchar a mis 50 candidatos juntos (pero no revueltos). ¡Comenzamos!

MALTA

Airport Impressions - Walk With Me


Parece complicado eso de encontrar un cantante en Malta que no haya estado aún en una de sus interminables preselecciones. Y es que, para ser un país bastante pequeño, cada año aparecen 759 millones, aproximadamente, de cantantes deseosos de representar a la pequeña isla mediterránea. Es que salen miembros de la familia Faniello hasta de debajo de las piedras de cualquier playa random de la isla de Gozo en el alma, ¡grande!, vaya.

Airport Impressions es una de esas bandas de garaje que no todo el mundo conoce... pero yo sí. Jé. Creo que su sonido pop-rock fuera de convencionalismos y circuitos comerciales podría hacer milagros en un Festival que cada año es más chartfriendly. O no, quién sabe: lo importante es intentarlo. Miles de veces. Como si se fuese una Chiara de la vida.


MARRUECOS

Chawki - Come Alive


La casi anecdótica participación de Marruecos en 1980 se quedó en eso, en una anécdota. El único territorio africano (con permiso de las islas Canarias) en tomar parte de la historia eurovisiva parece no querer más cuentas con el Festival. Al menos, mientras siga Israel pululando por él.

Sería interesante que el reino marroquí regresase al Eurovision de hoy en día. Podrían aportar un poco de sonidos étnicos (que se echan bastante de menos desde que Armenia y Grecia van de intensos y Turquía hace mutis por el foro) como los producidos por RedOne para los temas de Chawki. Un himno con un rollito futbolero como este Come Alive que os presento a continuación podría, como mínimo, repetir la buena suerte de Jessy Matador hace unos años.


 

MOLDAVIA

Karizma - When Life Is Grey


Moldavia tiene una suerte bastante irregular en Eurovision. Lo mismo se hacen un top 10 el año de su debut y te dejan muerta, que acaban últimos en la semifinal con una loca del co*o que se acaba arrancando las extensiones disfrazada de personaje muerto de Game of Thrones.

Parece relativamente fácil representar al país en el Festival. ¡Si es que hasta un mamarracho ucraniano puede hacerlo! Pero no es oro todo lo que reluce. Son cuatro las intentonas que lleva ya a sus espaldas Karizma, esa señora antes conocida como Alexa y que sólo aparece para presentarse a las preselecciones. Siempre se ha quedado cerca de representar al país, sin conseguirlo aún, con sus melodías machaconas y que beben directamente de la industria musical rumana. Por favor, que alguien se acerque a su escondite y le diga que en 2016 vuelve a haber final nacional. Urgentemente.


MÓNACO

Josh Stanley - Monster Sound


No me extraña en absoluto que la televisión monegasca no vaya a estar presente en Estocolmo. El palmarés del Principado nunca fue para tirar cohetes (salvando su victoria en 1971), pero es que su regreso a la competición allá por 2004 ya fue de traca. Tres intentos, tres posiciones nefastas. Hat trick, que dirían en balompié.

He removido cielo y tierra para encontrar un cantante que cumpliese con la única regla que me he impuesto para rellenar mi wishlist: ser del país. Tenía dos opciones. O Stephanie de Monaco... o esto. Os presento a Josh Stanley, que es un cant... Un art... Bueno, eso. Al menos está bueno.


MONTENEGRO

Jovana Nikolic - Moli Moli


No está el horno para bollos en Podgorica. Berrinches, votos anulados, impostores que dicen ser los próximos representantes del país... Montenegro pone un circo y le crecen los enanos.

De confirmarse que finalmente estarán en Estocolmo, me encantaría que RTCG cambiase de estrategia. No digo que no me chiflen las baladas balcánicas con las que parecen haber encontrado la fórmula del éxito... pero es que empiezo a necesitar petardeo del barato urgentemente. A mí es que un tema como este Moli Moli me lo da todo. Que Montenegro reclute a Jovana Nikolic para su proyecto eurovisivo y me ponga a bailar, pero ya de ya.


MÓNACO

Sandra Lyng - Play My Drum


El palmarés festivalero de Noruega está plagado de contradicciones. Sí, cuentan con el dudoso honor de tener hasta cuatro null points en su extenso historial, pero también han marcado el récord de puntuación jamás obtenida en el Festival: 387 puntazos, ¡que se dice pronto!. Con semejantes credenciales, uno ya no sabe qué esperar de esta gente.

Tras dos soporíferas baladas consecutivas, creo que empieza a ser hora que Noruega navegue en otros estilos. ¿Qué tal algo como este veraniego y bailable Play My Drum de Sandra Lyng? Vale, quizás no ganarían Eurovision, pero suena un saxo. Y los saxos siempre son bien. ¿Y qué me decís de lo bien que sonaría este temazo en el Euroclub de Estocolmo, eh? ¿Eh? ¿Eh? Pues eso.


PAÍSES BAJOS

Sharon Doorson - Run Run


Nueve años tuvieron que pasar para que Países Bajos conociese las mieles del éxito, y no será porque no lo hayan probado todo: coristas orondas con mesa de DJ incorporada y viejas glorias hasta arriba de glitter, canciones rancias de feria, señoras con tocado indio, pavisosas cantando en idioma inventado y hasta la cuñada de nuestra amada La Trini Oosterhuis se dieron el batacazo padre en semifinales, intentando hasta la saciedad lo que parecía un imposible: ver a su país en la final. Bendita Anouk.

El estilo coñazo que ha venido siguiendo AVROTROS en sus últimas elecciones internas me indica que nanay de la China, pero yo sigo soñando con el día en que Sharon Doorson defienda los colores de su país. Esta mujer tiene una presencia escénica brutal, temas que son carne de radiofórmula aquí y en Pekín Express, y un estilo que bien podría darle a Países Bajos el ansiado trofeo. Por pedir, que no quede...


POLONIA

Enej - Nie chcę spać


Dos de dos. Desde que Polonia regresó a la competición en 2014, han conseguido un 100% de éxito en esto de colarse en la final. Con un más que dudoso gusto a la hora de comprar la atención del público votante, cierto es... pero, como diría mi sabia madre, 'al César lo que es del César'.

La banda Enej acumula más de 70 millones de reproducciones en su canal de YouTube. Sin duda, una buena carta de presentación para un grupo que mezcla de modo sublime el rock alternativo y el folk polaco, y que me trae a la memoria a la gloriosa actuación de Athena representando a Turquía en 2004. Este género, sin duda, funciona. ¿Por qué no, TVP?


PORTUGAL

David Carreira - Primeira Dama


Turno de la cenicienta eurovisiva. Portugal nunca ha estado especialmente acertado eligiendo sus temas para Eurovision: canciones que, habitualmente, llegan con bastantes años de retraso, y que acaban ardiendo en el infierno del bottom. Salvo algunas excepciones, es de sabios reconocer que la base de su problema radica en las elecciones que realiza el propio país.

Su suerte podría dar un giro de 180º con algo como esta propuesta de David Carreira. Los temas de este artista de origen francoluso tienen un sonido peligrosamente comercial y pegajoso, y su imagen de chico malo siempre es un plus. ¡Si será por carpeteras en Europa! Hasta yo me incluyo.


REINO UNIDO

Alexandra Burke - The Silence


El declive de Reino Unido en esto de la Eurovision es más que evidente. Tras su última victoria, allá por 1997, los británicos no han vuelto a ser ni la sombra de lo que fueron en el pasado. Así, la misma nación que ostenta el récord de medallas de plata en el Festival (hasta 15 segundos puestos, ahí es ná) ha visto cómo sus propuestas, salvo excepciones muy concretas, han sido ignoradas por el gran público en estas últimas dos décadas.

Creo sinceramente que ya va siendo hora de que BBC apueste fuerte otra vez. 'Go big or go home', que dirían. ¿Por qué no hacer realidad, de una vez por todas, el eterno rumor sobre Alexandra Burke? La increíble voz de la ganadora de The X Factor y amigui de Ruth Lorenzo interpretando un baladón de estos de 'córtate las venas, Maritrini' podría acabar siendo el pasaporte que nos lleve a Londres. O a esa ciudad más fea que una nevera por detrás Manchester, quién sabe.



¡Y esto es to... esto es to... esto es todo en OMG!, amigos! En la próxima entrada acabaremos de sellar nuestro pasaporte virtual con los 10 países restantes que nos quedan por visitar para completar mi interminable wishlist eurovisiva... y recordad, España entre ellos. Por darle emoción a esto, vaya. ¿Os han gustado los candidatos de hoy? Hacédmelo saber en Twitter, ¡que me apetece montar un cirio! ¡Hasta la próxima, OMGers!

Chris Martín,
redactor de Eurocritic.es y bailarina epiléptica de Roberto Bellarosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario