17 septiembre 2015

OMG! ¡Eurovision te necesita! (parte 3)

Llega la tercera parte de este especial OMG! en el que os contaré más sobre mi wishlist eurovisiva para 2016. Viajamos desde Grecia hasta Macedonia, pasando por países de toda Europa y despejando más incógnitas sobre mis favoritos personales de cara a Estocolmo. ¿Nos acompañas?

En este nuevo episodio de OMG! continuamos conociendo a mis candidatos favoritos para Eurovision 2016. Os recuerdo el procedimiento, sobre todo para los que no habéis visto aún las partes 1 y 2 (muy mal hecho por tu parte si es así, ¡ya estás poniéndote a ello!): he elegido un artista o grupo de cada país que haya participado alguna vez en el Festival (con las excepciones de Yugoslavia y Serbia y Montenegro, dudo mucho que vuelvan a unificarse de aquí al próximo mayo). Al final de esta serie de artículos os presentaré un vídeo recopilatorio en el que podréis escuchar mis 50 candidatos juntos (pero no revueltos). ¡Comenzamos! 

GRECIA

Eleni Foureira - Pio Dinata


Grecia ha sufrido una progresión espectacular en esto de Eurovision: de estar acostumbrada a ser el farolillo rojo en los '80 y '90 a conseguir una victoria y clasificarse otras siete veces en el TOP10 en el nuevo milenio. Lo mismito que nuestra amada España, vaya.

El conseguir una segunda victoria podría ser cuestión de seleccionar a Eleni Foureira: siendo una de las cantantes griegas más conocidas a nivel internacional (¡llegó incluso a colar uno de sus temas entre los 20 más vendidos de iTunes España! Claro que la canción se llamaba Reggaeton, y eso explica muchas cosas), es una intérprete versátil y con una presencia escénica brutal que podría hacer un grandísimo trabajo en Estocolmo. Eso siempre que no se olvide de enviar su temazo a la televisión griega a tiempo. Un besi, Tamta.

 

HUNGRÍA

Alfred Fehervári Gábor - Mary Joe

 

Hungría tiene una curiosa relación amor-odio con el Festival. Lo mismo se tira tres años sin aparecer por el escenario eurovisivo, que envía a un maromazo como Andras Kallay Saunders a darlo todo en Copenhague. Tiene hasta cierto morbo tratar de adivinar cuál va a ser su próximo movimiento.

Es evidente que el país busca una victoria desde hace algunos años. Y el artista que os presento a continuación puede darles el trofeo a los húngaros (y su Whatsapp a mí, qué coño). Alfred Fehervári Gábor, que así se llama el chaval, triunfó en la versión local de Rising Star. El mismo talent show que parió a Nadav Guedj. Y eso siempre es bien. ¿Que eso no os parece razón suficiente? Escuchad (y ved, sobre todo ved) su primer sencillo, el pegadizo Mary Joe, y me entenderéis.


IRLANDA

Ryan Sheridan - Home


A pesar de ser uno de los países más exitosos en esto de la Eurovision, a Irlanda se le resisten los buenos resultados últimamente. Vamos, que tienen peor suerte que Ann Sophie vestida de amarillo, haciendo trucos de magia en el escenario y actuando en el puesto 2.

Si la fórmula les funcionó de lujo en los años '90, ¿por qué no ahora? El cantautor Ryan Sheridan es un buen candidato. Su música refresca el sonido de la Irlanda triunfadora y lo adapta a los nuevos tiempos, manteniendo los calificativos que llevaron a su país a encadenar hasta 3 victorias seguidas: elegante, intimista y emocionante. ¡De cabeza a Estocolmo, por favor!


ISLANDIA

Glowie - No More (ft. Stony)


El batacazo islandés en la pasada edición debió hacer que la isla entera temblase, y no lo digo por las dimensiones de su corista más célebre, Hera Björk (que también debe hacer que el suelo tiemble lo suyo). Hasta un 95% de los islandeses (que a efectos de gente no es mucho, pero es una cifra que impresiona) disfrutó en vivo de la final de 2015 a pesar de la ausencia de Maria Ólafs.

El interés por el Festival en el país más septentrional del mapa eurovisivo está en alza. ¿Por qué no aprovecharlo para descubrir talentos que podrían triunfar dentro y fuera del concurso? Podría ser el caso de Glowie, una desconocidísima intérprete que podría ser la clave para competir por estar arriba. Su sonido pop y su voz dulce podrían ser la combinación perfecta que abriría el hall de la fama eurovisivo a Islandia.


ISRAEL

Chen Aharoni - Or


... Y Nadav Guedj obró el milagro. El golden boy hebreo consiguió clasificar a Israel en una gran final que no pisaban desde aquella noche de 2010 en la que Harel Skaat interpretó su Milim en Oslo. Lo iban necesitando ya, la verdad.

Parece que, últimamente, las voces masculinas son el amuleto de la suerte israelí. Tres hombres (los representantes de 2008, 2010 y 2015), tres finales y dos TOP10. El siguiente en la lista debería de ser Chen Aharoni, a quien se le debe un billete al Festival desde 2011 (si me lo permitís, el Ding Dong de Dana International era un cuadro de comedor). Si consigue hacer un tema tan redondo como aquel Or que me tuvo enganchado meses... me da a mí que Nadav va a cumplir su promesa de enseñarnos Tel Aviv, Jerusalén y lo que haga falta.


ITALIA

Giuseppe Giofré - Break


Me aterra la simple idea de una victoria italiana en Eurovision. Los de la RAI son capaces de montarnos una copia de Sanremo y tenernos 26 días y 4 horas sin dormir para escuchar la primera de las actuaciones que tendrían lugar en un hipotético Festival celebrado en Roma.

Lo que no me importaría es que el país abandonase el cómodo terreno de la canzone italiana y se lance a explorar nuevos géneros. Se me ocurren muchos ejemplos de éxitos italianos que se salen del esquema que se han acostumbrado a mostrarnos en el Festival. Giuseppe Giofré es uno de ellos: este joven tiene un talento innato para el baile y podría marcarse un temazo de estos de dejarnos más a cuadros que la camisa de un leñador. Sería una apuesta, sin duda, de lo más interesante.


LETONIA

Katrine Lukins - You Are The Reason


¡Bendita seas, Aminata! Cuando parecía que nada nos iba a salvar de la espiral de mal gusto en la que nos ha sumergido Letonia año sí y año también, apareces tú y nos dejas boquiabiertos con tu Love Injected. ¡Menos mal, hija!

Por suerte, no todo el monte es orégano. A pesar de haber estado poco afortunados en sus elecciones para Eurovision, los letones pueden presumir de artistas como Katrine Lukins. Con su rollito a lo Kelly Clarkson, que parece estar muy en boga ahora, la música de esta joven promesa podría devolvernos a la ciudad báltica en la que vivimos el mejor Festival de la historia: el mágico rendezvous de Riga 2003.


LITUANIA

Dagna - Tonight's Amazing


La vecina meridional de Letonia no podía ser menos que su nación hermana. Tras un período en el que me han horrorizado todos y cada uno de sus intentos por llevarse su primer pódium eurovisivo, 2015 ha sido el año en que los lituanos por fin se han granjeado mi simpatía. 

Lituania no cuenta con una industria musical muy potente (si obviamos a la pesada de GJan, a la que he visto en TODAS y cada una de las wishlists que pululan por YouTube). Sin embargo, he descubierto a Dagna y he tenido que rendirme a su estilo. Lo cierto es que su excelente técnica vocal y un tema tan bien hecho  y extremadamente gayer como este Tonight's Amazing que ahora os presento acabarían de reconciliarme con Lituania para siempre. Bueno, eso y escuchar a José María Íñigo tratar de pronunciar su sencillo apellido: Kondratavičiūtė. ¡Tomad nota, LRT!

 

LUXEMBURGO

James Borges - Lonely


Que sí, que a estas alturas ya sé perfectamente que Luxemburgo ha confirmado que no participará en 2016. Pero... ¿por qué no darles alguna que otra sugerencia por si deciden regresar algún día al concurso que tantas satisfacciones les dio en el pasado? ¿Y por qué tengo que dar explicaciones en MI columna? ¿A que me pongo en plan diputada de Amaiur y digo aquello de que 'en mi co** y en mi moño mando yo'?

Tras una ardua investigación, y a pesar de lo complicado que pueda parecer encontrar industria musical en el terruño que compone el territorio de Luxemburgo, he sido capaz de encontrar hasta 503 (¡ojo cuidao!) artistas 'censados' en el país. De entre aquellos que me llamaron la atención, he decidido elegir el sonido pop country del finalista de The Voice of Germany James Borges. Su desconocido single debut Lonely suena a Festival, a un esperado comeback plagado de éxito. Y eso, para un país que tuvo que tirar de nuestras amadas Baccara para que levantasen el cotarro, es mucho decir.


MACEDONIA (ARY)

Viktorija Loba - Edna edinstvena


Ojalá las puestas en escena macedonias tuviesen tanto nivel como sus intérpretes. No hay más que ver el 'todo sucederá en un cubo' de basura de Tijana Dapcevic, el outfit de poligonera de barriada que lució Elena Risteska y los demás despropósitos visuales (y alguno que otro también auditivo) que ha cometido la república exyugoslava a lo largo de los años. Normal me parece que últimamente no pisen la final ni pagando por ello.
Siempre he pensado que Macedonia acabará enviando al Festival a Los Fruitties. Pero vamos, que veo un poco difícil que una piña llamada Gazpacho pueda aportar una propuesta seria al concurso, así que vamos a centrarnos. El pasado año estuvieron muy cerca de enviar a Viena a Viktorija Loba. La propuesta de esta prima balcánica de Suzy sonaba tanto a batacazo en semifinales Quero Ser Tua que merecía descaradamente un billete para Eurovision. Que se lo den este año. ¡Y que contraten a un buen escenógrafo, ya que estamos!


¡Y esto es todo en el OMG! de hoy! Exhaustos, ¿verdad? Pues no os durmáis en los laureles, ¡que aún nos queda mucho por ver y escuchar! En la próxima entrega, nuestro primer destino será la participación one off más célebre del Festival: Marruecos. Desde allí recorreremos toda Europa alfabéticamente hasta República Checa en un nuevo viaje para encontrar a los candidatos perfectos para Eurovision 2016. ¡No os lo perdais! Hasta entonces, ¡sed felices!

Chris Martín,
redactor de Eurocritic.es y compositor de Leto Svet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario