09 septiembre 2015

OMG! ¡Eurovisión te necesita! (parte 1)

Para celebrar el inicio del nuevo curso eurovisivo, en OMG! conoceréis mis deseos más ocultos. Sí, me refiero a mis 50 artistas favoritos para pisar el escenario de Estocolmo. ¡Descúbrelos a continuación!

¡EUROVISIÓN TE NECESITA! No, no me he vuelto loco. No es que ahora trabaje en TVE y me paguen por ponerle nombres de mierda a las cosas. Y desde luego, no es que vaya a hablar de una nueva cutrez de preselección made in Spain (la chica que yo quiero). Por fin ha llegado septiembre, y el odiado fin de las vacaciones para todo hijo de vecino marca también el comienzo de la temporada eurovisiva para todas las eurofanas de pro, incluído quien suscribe. A partir de ahora y hasta el mes de mayo comienza una estresante montaña rusa que nos llevará por eurodramas, rumores, noticias y cursillos apresurados de sueco para poder entender los sketches del Melodifestivalen.

En OMG! comenzamos este nuevo curso desgranando mi wishlist personal para 2016. Nada más y nada menos que todos aquellos artistas a los que me gustaría ver actuar en el Ericsson Globe. Os explico brevemente: he decidido tomar un artista o grupo de cada uno de los países que han participado en alguna ocasión en el festival (exceptuando Yugoslavia y Serbia y Montenegro por razones obvias). Trataré de ser original y de no caer en lo de siempre (¡ni que Ivi Adamou fuese la única cantante de Chipre!). Al final de esta serie de artículos os presentaré un vídeo recap en el que podréis escuchar mis 50 candidatos juntos (pero no revueltos). ¿Preparados? Pues... ¡comenzamos!

ALBANIA

Xhensila Myrtezaj - Ring The Alarm

 

El primer país en el orden alfabético es uno de mis favoritos musicalmente. Albania tiene mucho que ofrecer, aunque el Festivali i Kenges no es exactamente el mejor escaparate para ello. De hecho, la interpretación de Elhaida Dani en Viena es la primera propuesta albanesa que parece del siglo XXI. Un oasis de modernidad en un país que, habitualmente, es un coñazo.

Para continuar con este camino, creo que una buena candidata sería la bella Xhensila Myrtezaj. Sus temas tienen un sonido actual que supondría un soplo de aire fresco para un país anclado en el pasado. No sé si Eurovisión te necesita, Xhensila, pero Albania sí. Y mucho.


ALEMANIA

Ivy Quainoo - You Got Me

 

El país de la cerveza, Angela Merkel y Volkswagen (#tirandodetopicazos) tiene una peculiar industria musical. Alemania está más perdida en esto de la Eurovisión que Bojana Stamenov en un Natur House. La prueba más reciente de ello la encontramos en Ann Sophie, que tuvo que entonar aquello de 'we are the zeroes of our time' en esta pasada edición.

Pero no todo está perdido: hay una voz que podría hacer que el festival regrese a (inserte aquí alguna ciudad de nombre impronunciable). Es, sin duda, la de Ivy Quainoo: una artista con un registro vocal lleno de colores, una presencia escénica inmejorable y un sonido que podría rascar muchos puntos en las votaciones finales. Sin duda una estrella que merece brillar con luz propia en el festival.


ANDORRA

Marta Roquett - Bailaré

 

A pesar de que Andorra ha anunciado ya que no regresarán a Eurovisión en 2016, siempre es bonito hacer un recuerdo al principado que casi siempre nos daba los 12.

Tras seis eliminaciones en semifinales consecutivas, el pop buenrollista de la cantautora hispanoandorrana Martha Roquett podría marcar un punto de inflexión y meter a Andorra en una hipotética final eurovisiva  con su sonido a lo Amaia Montero y su interesante presencia escénica. ¿Ponemos un euro cada uno, les pagamos la participación a los de RTVA y nos aseguramos unos cuantos puntitos en la próxima edición?


ARMENIA

Lilit Hovhannisyan - Im Tiknikn Es (ft. Nanul)

 

Me comienzan a dar pereza los temas de Armenia. Empezaron conquistando Europa con sus ritmos étnicos, sus petardas de ventilador y sus coreografías imposibles... para convertirse luego en un auténtico bodrio.

Para alegrar el panorama, nada mejor que regresar a sus raíces. Lilit Hovhannisyan es un valor seguro: tiene talento, belleza y buen gusto. Y por cierto, acabaría hasta llevándose el Shiri Maimon Award que otorga esta casa con alguno de sus vestidos (que diseña ella misma: ¡muerde el polvo, Barbara Dex!).



AUSTRIA

Klangkarussell - Netzwerk (Feels Like Rain)

 

Es evidente que Austria tardará mucho en volver a ganar la competición. No hay Conchitas en este mundo que vuelvan a darle una victoria sencilla al país transalpino... y menos mal, porque vaya edición más cutre se marcaron los de la ORF. Como diría mi abuela, 'pa' echarles de comer aparte'.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que Eurovisión tiene un sonido cada vez más comercial y radiofriendly, Austria podría arriesgar con algo como Klangkarussell. Encontrando una voz adecuada para el sonido electrónico de sus creaciones, podrían conseguir una grandísima posición en Estocolmo.


AUSTRALIA

Taylor Henderson - Borrow My Heart

 

A estas alturas, resulta complicado adivinar si Australia regresará a la competición. La intervención de Guy Sebastian fue impecable en todos los sentidos, por lo que personalmente espero que regresen todos los años con un espectáculo tan bueno como el ofrecido en Viena.

El pop con tintes country de Taylor Henderson podría ser una buena apuesta. El participante del X Factor australiano tiene un directo casi tan intachable como el de su hipotético predecesor, y unos temas con los que el público podría conectar fácilmente. ¿Dónde hay que firmar para que este señor esté en el Ericsson Globe?


AZERBAIYÁN

Latifa Soyuoz - Hedef

 

No es sencillo encontrar una propuesta decente en the Land of Fire Azerbaiyán. Sin embargo, el país le tiene pillado el truquillo a esto del festival, y la fórmula siempre funciona: cantante normalito + tema comprado en Ikea Suecia + puesta en escena llamativa que distraiga de la dudosa afinación del cantante = buena posición. Bueno, casi siempre. Un beso para Dilara Kazimova.

Por tanto sorprendería, y mucho, que la patria de los top 10 comprados a golpe de microsim Ell & Nikki optase por un tema como el que os presento a continuación. Algo como este goth rock operístico (por definirlo de alguna manera) de Latifa Soyuoz podría ser un auténtico desastre en cuanto a resultados, pero despejaría el mito de que el idioma azerí no existe (por esto de que jamás hayan llevado un tema completamente escrito en su lengua vernácula).



BÉLGICA

Pearl - Like A Video Game

 

Dudo que en 2016 los belgas repitan el éxito cosechado por Loïc Nottet. Pese a ser uno de los países fundadores del festival, cuentan con tan sólo una victoria en su palmarés, y no será porque no lo hayan intentado. Con mayor o menor gusto a la hora de seleccionar sus temas, pero oye, la intención es lo que cuenta.

Siendo la patria de estrellas mundiales como Stromae o Kate Ryan, un poco de dance comercial podría ser la solución para mantenerse en la cresta de la ola. Los temas del grupo Pearl, por ejemplo, podrían funcionar perfectamente en el Eurovisión actual. Vale, admito que sólo han hecho dos canciones y no se sabe nada más de ninguno de ellos, pero... ¿quién puede resistirse a un nombre tan adorablemente gay como Perla?


BIELORRUSIA

Bianka - Muzika

 

Teniendo en cuenta la 'maldición escandinava' que tienen encima los bielorrusos, técnicamente les toca clasificarse para la gran final este próximo año. 

Después de enviar en los últimos años a una mamarracha patriota, una guarrilla con un tema digno de un recopilatorio veraniego de 2003 y una señora mulata, la evolución lógica indica que Bielorrusia necesita a una candidata que reuna todas esas características. Parece difícil encontrar alguien que encaje, ¿no? Eso es, probablemente, porque no conoces a Bianka. Acierto seguro.

BOSNIA HERZEGOVINA

Pamela Ramljak - Kad Tad

 

Lo sé: es probable que pasen siglos antes de que Bosnia Herzegovina regrese al festival, y prometí que no iba a repetir artistas. Pero es que en este caso es inevitable... Aceptad mis disculpas.

Primero hizo de petarda en la primera aventura eurovisiva de Feminnem, y luego se hizo la intensa para que Croacia se acabase hundiendo en las semifinales de 2010. Tanto cambio de estilo hizo que Pamela Ramljak, lógicamente, terminase por iniciar su carrera en solitario. Desde entonces ha hecho canciones como churros, triunfando como la Coca Cola (¿aquí se pueden decir marcas?) en toda la antigua Yugoslavia. Y aparte de todo eso, un poco de diverío balcánico siempre es bien. Admitidlo.



¡Y hasta aquí la primera parte de mi extensa wishlist! Muy pronto continuamos el viaje por toda Europa, partiendo en Bulgaria y recorriendo el continente hasta Francia en mi búsqueda de nuevos ídolos por los que babear si acaban siendo seleccionados para Eurovisión. Hasta entonces, ¡sed felices, pequeños OMGers!

Chris Martín,
euroflan (de huevo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario