20 mayo 2015

'OMG!' presents... Los aciertos y errores de la Semifinal 1

Hace tan sólo unas horas que Eurovisión 2015 ha vivido su primera gran noche. Dieciséis competidores, diez finalistas y una gala plagada de grandes momentos... y de otros que no lo han sido tanto. Por eso en OMG! vamos a analizar los aciertos y errores de la primera semifinal de este 60 cumpleaños del festival más gayer visto del mundo. ¡Sigue leyendo si quieres descubrir mi más sincera y deslenguada opinión!
 
Wiener Stadthalle, Viena. 19 de mayo de 2015. 21.00 hora española. Las 20.00 para mí, que vivo en África Canarias. Comienza una de las noches más esperadas del año para todos los eurofans del mundo: arranca una nueva edición de Eurovisión. Y lo hace con una primera semifinal con bastantes platos fuertes. Pero... ¿ha aprobado la ÖRF austriaca en esto de organizar el festival como toca? En el artículo de hoy voy a analizarlo, criticarlo y desgranarlo todo como procede. ¡Comenzamos YA!

LOS ACIERTOS DE LA PRIMERA SEMIFINAL
  • Abrir el festival con la canción ganadora. Una tradición que, cómo no, tenía que continuar este año.
  • Las bolas. Y no, no hablo de los genitales de Conchita (anteriormente conocida como Conchita Salchicha). El escenario se ve genial con el uso de la estructura KINETIC, aunque se echa de menos que se utilicen durante las actuaciones.
  • El escenario. Quizás con una base demasiado alta para poder ser visto desde las primeras filas, pero esto no deja de ser un espectáculo para televisión... y en cámara queda BRUTAL.
  • El logotipo. A pesar de las dudas que causó al principio, hay que reconocer que en movimiento es una pasada.
  • Las postcards. Sin llegar al nivel de espectacularidad de las diseñadas por DR en la pasada edición, este año han conseguido filmar unas postales muy emocionales, bonitas visualmente y bastante entretenidas. Oye, que al menos no son un 'Visit Azerbaijan' al uso. Un 10.
  • Las banderas del orgullo LGTB en medio de la actuación de Rusia. Todo lo que signifique una bofetada en la cara de Putin es <3. Bien por el realizador en este punto, al menos me he echado unas risas.
  • Las entrevistas a los diferentes finalistas automáticos. Las que ha hecho Conchita en la Green Room a los participantes de hoy no sabemos qué tal han ido, porque lo cierto es que en España hemos podido verlas... gracias por cortar la retransmisión para emitir en su lugar anuncios electorales de cierto partido gobernante en nuestro país, querida TVE.
  • La rapidez con la que se ha desarrollado todo. Una gala corta, que sin duda ha dejado con ganas de más a todos los que la han seguido, sin extenderse en interval acts cual Malta de la vida cosas innecesarias. Breve y concisa.

LOS ERRORES DE LA PRIMERA SEMIFINAL
  •  La apertura. ¿No se suponía que esto es un evento de categoría? La apertura ha sido digna de gala de fin de curso de cualquier colegio de primaria... Bien por Conchita (que ha estado muy correcta), pero el planteamiento del opening ha sido caótico y se ha reflejado en el desastre visual que ha terminado siendo.
  • El guión. Más inexistente que las posibilidades que le quedan a Finlandia de ganar esta edición.
  • Los gráficos. Demasiado minimalistas, ¿y qué es esa mierda de meterle un hashtag al rótulo de cada actuación? ¿Era necesario? Y todo para promocionar la pijada del icono del corazoncito con la bandera de los países en Twitter. Me ha sobrado, mucho.
  • El sonido. Espantoso en la mayoría de actuaciones, sobre todo en las primeras en participar. Por no hablar de lo molesto que ha sido lo de los aplausos, que en más de una ocasión han sonado enlatados. ¿Para prevenir por si caían los previsibles abucheos a Rusia, quizás?
  • La realización ha sido pésima en la mayoría de actuaciones. Demasiados planos largos, demasiadas tomas en que la cámara no estaba en su sitio a tiempo y bastantes errores en general. Mal, muy mal.
  • Las banderas. No es serio que una señora se lleve una sábana de su cama de matrimonio con la bandera de San Marino pintada en ella y chafe más de la mitad de los planos cada vez que la ondea. Un poco más de control, señores de la EBU.
  • La velocidad con la que han dado los resultados le ha quitado toda la emoción a la revelación de los nombres de los países finalistas. Han desvelado algunos de los clasificados más 'previsibles' al final, lo cual ha empeorado aún más esta sensación. Esto viene bien si eres un ansias como yo y estás al borde del infarto llegado este tenso momento, pero creo que podían haberle dado algo más de intensidad al clímax de la noche.
En general, la ÖRF ha solventado la papeleta bien, sin más. Están muy muy lejos del nivel alcanzado en Copenhague o Malmö, pero tampoco han hecho una mala labor. Tienen muchas cosas por mejorar de aquí a la gala del sábado, que esperemos no adolezca de estos problemas técnicos que han dejado una sensación agridulce a la audiencia. Les daría un aprobado 'raspao', con el deseo de que trabajen en hacer que las galas que nos quedan tengan un menor número de errores. Österreich, 5 punkte pa' vosotros!

¡Y hasta aquí este análisis de la semifinal de hoy! Próximamente regresamos con un exhaustivo repaso a lo que sucederá en la segunda semifinal. ¡Eurobesos en los morros para todos!

Chris Martín,
analista de medios (y de enteros) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario