19 marzo 2015

La trampa del corazón sueco

melodifestivalen app
El Melodifestivalen 2015 ha terminado, ya tenemos todos los resultados en la mano y llega el momento de desgranarlos y analizarlos. Este año la gran protagonista ha sido la App, conocida por muchos como "el corazón"

El pasado sábado quedó atrás un largo proceso de selección. 28 canciones compitieron durante 6 semanas para obtener el billete sueco para Eurovision 2015, al final, Måns Zelmerlöw se llevaba el gran premio con su 'Heroes'.

Hasta aquí todo normal, pero este año los resultados del Melodifestivalen incluyen una nueva variante a tener en cuenta: el voto por la App.

El sistema para votar en la App es sencillo, te lo descargas en tu smartphone y ya puedes votar. La diferencia de la App respecto al voto por SMS y llamadas es que únicamente se puede efectuar durante el visionado de la actuación. Para contrarrestar este efecto negativo, el voto por App es totalmente gratuito, disponiendo cada dispositivo móvil de la posibilidad de pulsar el corazón hasta en 5 ocasiones por canción.

Recordemos que en el Melodifestivalen disponen de dos tipos de votación desde hace años, habilitándose para ello 4 líneas de voto. El sueco que quiera pagar, aproximadamente, 10 céntimos dispone de una línea de SMS y otra de llamadas telefónicas, mientras que existe otra que cuesta entre 90 céntimos y un euro (también con una línea de llamada y otra de SMS), donde la diferencia se destina a la causa benéfica que apoya la SVT, el conocido como Radiohjälpen.

Jon Henrik Fjällgren con 'Jag Är Fri (Manne Leam Frije)', ganador de su semifinal, su corazón no se encendió durante la Final, despertando las primeras sospechas de que algo iba mal en el voto por App

El punto de partida ya es injusto, puesto que se pone en manos de una parte del público 35 votos en cada Semifinal, 40 en el Andra Chansen y 60 en la Final, todos ellos gratuitos, mientras que otra parte, la que no dispone de App, debe seguir pagando para hacerse oír. Esto discrimina al público más mayor, mientras que pone a disposición de los más jóvenes la potestad de elegir.

Además, y si no fuera suficiente ya, el voto por App se anuncia en directo, a tiempo real. Durante cada actuación un corazón estaba presente en la parte inferior de la pantalla, cuando los votos por App se concentraban el corazón brillaba, mientras que si los votos eran pocos el corazón mostraba distintas tonalidades de color. Los que estuviesen pendientes del tiempo que el corazón brillaba, o no, podían saber, casi con exactitud, cómo iban a ser los resultados finales.

En una segunda ronda de votación la App quedaba inutilizada, pero al sumarse los votos a los de la primera ronda, tenía poca incidencia lo que las llamadas y SMSs fuesen a decir. Únicamente un participante consiguió dar la vuelta al voto por App en la primera ronda, Magnus Carlsson.

Molly Pettersson Hammar con 'I'll Be Fine' fue la primera en enfrentarse a la App, siendo perjudicada por el desconocimiento de este sistema de votación.

Pero vamos a ver ejemplos concretos y a ilustrar lo "injusto" del experimento de Björkman, experimento que en la Final no pudo emplearse debido a un hackeo que sufrió la App. Vayamos por Semifinales:

Semifinal 1: primeras víctimas de la aplicación

La App entraba en juego aquí, por lo que los resultados que se dieron hay que cogerlos con pinzas, puesto que fueron los más bajos de todo el concurso. A la gente le pilló por sorpresa el método de voto, perjudicando a las dos primeras actuaciones, que sumaron una cantidad de votos muy baja, casualmente fueron las dos eliminadas, Molly Pettersson Hammar y Daniel Gildenlöw, primeras víctimas de la App.

Eric Saade ganaba con diferencia la primera ronda (en la que contaba la App), seguido de Jessica Andersson, Behrang Miri, Dolly Style y Elize Ryd och Rickard Söderberg, más descolgados. En la segunda ronda, Saade volvía a vencer, pero estando muy cerca el dúo de Elize y Rickard, a la postre 5º, y Jessica Andersson, la acompañante de Saade en la Final. Con una cantidad de votos muy alejada de estos tres lograron pasar al Andra Chansen Dolly Style (3º) y Behrang Miri (4º).

Elize Ryd och Rickard Söderberg con 'One by one', eliminados por la App, pero finalistas para el voto "tradicional".

Semifinal 2: Magnus Carlsson obra el milagro

El público sueco ya conocía el sistema de votación, no había lugar a dudas, y Emelie Irewald y el dúo formado por Marie Bergman y Sanne Salomonsen quedaban fuera en la primera ronda. A diferencia de la primera semifinal, no había un ganador rotundo, siendo las distancias entre los primeros 3 clasificados de apenas 30.000 votos, cifra baja en Suecia.

En la segunda ronda Magnus Carlsson, 3º por la App, era 2º detrás de Linus Svenning, que anteriormente fue 4º. Carlsson logró 15.000 votos más que Samir y Viktor, por lo que pudo adelantarles por apenas 434 votos, suficientes para estar en la final y mandar al dúo al Andra Chansen. Mariette era la otra finalista directa, mientras que Neverstore decía adiós a la competición.

Magnus Carlsson con 'Möt Mig I Gamla Stan' fue el único participante en dar la vuelta a la decisión tomada en la primera ronda de votación, donde valía la App.

Semifinal 3: Andreas Weise, de finalista virtual en la ronda 2 al Andra Chansen

Llegaba la semifinal 3, donde Jon Henrik Fjällgren no tuvo rival para ganar la ronda. Isa era 2º en la primera ronda, seguida por Andreas Weise, Kristin Amparo y Ellen Benediktson, Kalle Johansson y Andreas Johnson decían adiós al Melodifestivalen 2015.

En la segunda ronda, y consiguiendo casi duplicar en votos a Isa, Andreas Weise no conseguía llamadas suficientes para estar en la final. Isa, gracias al apoyo de la App, estaba en la final. Weise después quedaría eliminado en el Andra Chansen, terminando de rematar su viacrucis  por el Melodifestivalen 2015.

Andreas Weise con 'Bring Out The Fire' no tuvo tanta suerte como Magnus Carlsson, al Andra Chansen, y de ahí a casa.

Semifinal 4: JTR escenifica lo absurdo de la App

En la última de las rondas de semifinales la igualdad era máxima, siendo Midnight Boy y Annika Herlitz los menos votados, por lo tanto eliminados en la primera ronda. Un Måns Zelmerlöw, que barrió, logró su sitio en la segunda ronda de votación junto a JTR, Dinah Nah, Hasse Andersson y Caroline Wennergren, por este orden.

Esta semifinal nos dejó el mayor cambio respecto a la primera ronda. Måns Zelmerlöw consiguió 58.771 llamadas, lejos de las 72.716 que logró Jon Henrik en la semifinal 3, pero suficientes para ganar la ronda y asegurarle un puesto en la final. Por su parte, Hasse Andersson lograba ser el único en plantar algo de cara a Måns, con 40.042 llamadas. Carolinne Wennergren logró más de 30 mil llamadas y muy lejos quedaron Dinah Nah y JTR, con 9 y 7 mil llamadas respectivamente. El trío JTR, siendo los menos votados en la segunda ronda de todas las semifinales, lograban entrar directos a la final por los votos gratuitos, mientras que Hasse Andersson se tenía que redimir pasando por el Andra Chansen y Carolinne Wennergren se despedía del Melodi.

El trío adolescente JTR con 'Building It Up' fueron los grandes beneficiados del voto por App.

En el Andra Chansen la votación fue normal, ante la inexistencia de segundas rondas, la App y el voto tradicional votaron conjuntamente. Hasse Andersson, Linus Svenning, Dinah Nah y el dúo de Samir och Viktor conseguían pasar a la Final.

En la Final, la App tuvo que ser anulada, debido a un hackeo que impedía el voto de forma correcta, por lo que las llamadas y SMS fueron los únicos que decidieron que Måns estuviese en Viena. Esta situación dejó patente que Måns y Jon Henrik eran los favoritos del público, siendo los dos más votados. Hasse Andersson (3º para el público, pero 4º en el cómputo final) lograba triplicar los votos de su más inmediato perseguidor, Eric Saade, que al igual que Samir och Viktor, JTR, Dinah Nah, Mariette e Isa veían esfumadas sus opciones por la falta de opciones de voto por parte de su público, más joven, el que votaba por App, en comparación con el de Andersson.

Hasse Andersson con 'Guld Och Gröna Skogar', beneficiado por la anulación del voto por App en la Final.

La SVT debe tomar cartas en el asunto y tomar nota del sistema de votación por App de Eurovision, aunque yo les propongo dos posibilidades:
  • Que el voto por App cueste como un voto normal más, 10 céntimos, igual que ocurre en Eurovision.
  • Que el voto por App siga como hasta ahora, pero, únicamente tenga valor en la primera ronda de votación de una Semifinal. En la segunda ronda, el marcador se pone a 0 y deciden aquellos que pagan por emitir su voto. En el Andra Chansen y en la Final no contaría la App. De este modo la App actuaría como primera criba (eliminando las 2 o 3 canciones que menos han gustado), pero no tendría poder de decisión sobre aquellos que sí se dejan un dinero en el Melodifestivalen.
Y de este modo nos citamos para dentro de un año, cuando Björkman se saque de la chistera otro invento para un Melodifestivalen que está necesitado de calidad musical y no de audiencia o de llamadas, aspecto en el que va sobrado sin necesidad de regalar votos a carpeter@s y moja bragas/calzoncillos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario