05 marzo 2012

Por fin

Llegó y pasó la gala de elección de la canción española, con más o menos fortuna, poca en la gala y mucha en la elección final de la canción. Pastora irá con Quédate Conmigo, segunda aportación del tándem G:Son, Sánchez Ohlsson en Eurovision por España.

Voy a ir por partes, la gala fue en general aburrida, poco estructurada y en algunos momentos tan insustancial para el propósito que tenía que hizo que los eurofans nos quedáramos ante la pantalla y el resto de los mortales se fueran a dormir o a lo que fuera. En general me parece muy positiva la aportación de apoyo de Raphael, Bisbal y tantos otros que aparecieron, pero debieron ir condensados en un solo vídeo y breve. Entiendo la necesidad de Pastora y su discográfica por aprovechar el momento y así promocionar a la sevillana y a los demás artistas de su discográfica, pero una gala con 3 canciones no puede durar 2 horas, tenemos que aprender de la rapidez que caracteriza a preselecciones como el Melodifestivalen.

Pastora estuvo en su lugar, correcta y sin decantarse claramente por la canción que ella prefería. Se nos presentó a una Pastora familiar, amiga y casi divina musicalmente, cosas que comparto por la calidad vocal, artística y humana que ha demostrado. Su papel era el más complicado, pues fue el centro de atención de toda la gala, continuamente se la tuvo presente, al contrario que a Ivi Adamou en una preselección de parecidas características. Pastora cumplió su papel con corrección y dejando a todos con un buen sabor de boca.

El jurado cumplió su cometido. Yo fui de los pocos que desde el primer momento dijo que el jurado votaría lo que Pastora quería y así fue. Óscar y Franco estuvieron correcto y exaltado y Sole se reconcilió con el mundo eurofan. Su votación sorprendió a todos los negativos y adivinos que auguraban desde el minuto 0 que TVE iba a seleccionar Tu Vida Es Tu Vida por la simple razón de parecerse a Que Me Quiten Lo Bailao.

Dejaré a Anne Igartiburu para el final, porque merece un capítulo aparte y no quiero ensuciar el contenido de la columna con las críticas que le dedicaré a mi paisana. El primer tema de la noche fue Tu Vida Es Tu Vida. Cantada con profesionalidad, pero cierta frialdad. El tema quedó desangelado por la falta de cuerpo de baile y de una Pastora más cañera, muchos coincidimos en que interpretó la canción para pasar el trago y punto, no lo se, pero a mi no me convenció, aunque no me desagrada para nada la canción.

El segundo tema fue Quédate Conmigo. Pastora se lució vocalmente, escénicamente y de todas las maneras posibles, una actuación sencilla y profesional que hizo que la canción "favorita" luciese más brillante que el resto de candidatas. El tema de G:Son (lo siento por el resto de compositores, pero admiro a Thomas muchísimo) es toda una delicia para artistas como Pastora que se lucen vocalmente en escena. Un tema manido y lleno de topicazos de baladas de diva, pero que impacta y sigue quedándose en la retina de los espectadores. La letra, me niego a que se subtitule el título de la canción, es sencilla y audible, lo cual, sin entender lo que dice, ayuda a digerir y recordar más fácilmente a un inglés, un turco o un ruso, por decir algo. Elección magnífica y apropiada, la mejor representación que llevamos desde Anabel Conde.

El tercer tema, Ahora O Nuca, tuvo más de los segundo que de lo primero. No convenció ni a jurado ni a televoto y quedó en una tercera posición un tanto desangelada. La canción compuesta por José Abraham es una buena canción pero no para la Eurovision actual, quedó eclipsada por la otra balada de la noche que resultó ganadora. El equipo de Abraham debe sentirse orgulloso de su cancidatura, pues fue, la segunda favorita del jurado y de las encuestas previas de eurofans, por lo tanto, un buen tema, que aunque no tuvo su premio esperado, no desmerece en calidad.

Me alegro que TVE abra más el abanico de eurofans de aquellos que están en Eurovision-Spain, que serán muy conocidos y profesionales, no lo niego, pero no son los únicos. Me alegro de ver a Víctor Escudero y los presidentes de OGAE y AEV, hicieron todos una aportación magnífica y dieron cierta velocidad a una gala que únicamente puedo calificar de coñazo y así se refleja en las audiencias, aunque los sábados ante la tele hay muy poca gente.

Anne no tuvo su mejor noche, estuvo fuera de lugar continuamente, perdida y desafortunada en todo o casi todo lo que hizo. No me parece correcto que fuese de amiguísima del alma de todo el público con gracietas a las que no sabe sacar jugo. Es una presentadora correcta y punto, jamás entenderé el importantísimo papel que tiene en el ente público, algún día nos justificarán su desorbitado sueldo y su estar presente en todos los saraos que organizan. Anne creo que ha tocado techo, el año que viene propongo que se le ofrezca la presentación a cualquier eurofan y con el dinero que se ahorrarán con el suelo de uno y otra amplíen el plató algo más, el escenario fue perfecto.

La idea de los autores era buena, pero fuimos los eurofans los únicos que sabíamos que aquellos señores y señoras sentadas en primera fila eran eurofans y autores, más que nada por la inconfundible imágen de Thomas G:Son. Creo que sería de justicia mostrar las caras de los autores mientras Anne presenta sus nombres, más que nada porque tienen rostro y se deben dar a conocer. Otra crítica va para los señores que se encargaron de hacer y mover los marcadores, un poco más de velocidad por favor. Finalmente que TVE no vuelva a poner a la típica banda detrás, hagan un escenario y pongan música en playback como en toda preselección que se precie (no cuento a Sanremo y el Festival I Këngës como preselecciones para Eurovision, son festivales con identidad propia).

Finalmente, decir que las críticas de ciertos columnistas de "prestigio" dejan en muy mal lugar el concepto de Eurovision y de su libertad para opinar, pues al contrario de lo que piensa el director de la web más visitada sobre el Festival que más nos gusta en este país, puso de vuelta y media a los cantantes, fans, amiguísimos, jurados y todos los que se atrevieron a cometer tal barbaridad de dar su opinión y si pueden de hacer que sus seguidores o conocidos votaran lo que ellos querían, cosa muy lícita y nada torticera para los autores.

PD: ¿Algún día nos dignaremos en este país a invitar a la representación española del año anterior a la gala? Lucía te merecías estar ahí.

1 comentario:

  1. Muy deacuerdo contigo. Yo no sabía que haría el jurado pero si le tenía cierto miedo. El plató tmbn me gustó, no así el gallinero para los eurofans presentes. Y la gala ya se ha dicho, una Anne que no daba pie con bola, que mentaba al jurado y pretendía que el público la contestara, que se sentaba cual cansada con la mano en la cabeza para que no se le cayera, en fin...
    Me quedo con una Pastora sublime, en escena y fuera de ella.
    Gran columna, amigo, Asier.

    ResponderEliminar