20 noviembre 2011

La canción de la semana... Modlitba


El año 98 dio un cambio en la forma de entender Eurovision que hoy en día continúa aún. Dana International ganaba por estrecho margen con la aún desconocida Imaani representando a Reino Unido. Un año que supuso la tercera aparición de Eslovaquia en Eurovision, Katarína Hasprová despidió a este país del eurofestival hasta 2009 con su Modlitba.

El hoy muy gay Festival de Eurovision tiene su origen en esta edición del festival que por una tal Dana International hizo que este longevo festival se abriera a los colectivos LGTB como nunca antes lo había hecho. La participación de la transexual Dana hizo que los judíos ortodoxos, partidos políticos de media Europa y asociaciones religiosas pusieran el grito en el cielo e hicieran de este festival uno de los más vistos de la historia. Esta novedosa y trasgresora edición dio por finalizada la presencia de la orquesta en el festival y el inicio de un televoto, aunque como prueba se probó en el 97 no fue hasta el 98 cuando de verdad tuvo peso en el resultado final. 

La representación eslovaca corrió a cargo de Katarína Hasprová, nacida en Bratislava un 10 de septiembre de 1972. Hija de una actriz y cantante y de un director de teatro muy conocidos en Eslovaquia se graduó en la academia musical de Janácek. Desde joven cantó clásico al mismo tiempo que aprendió baile. Sus primeras experiencias fueron en los musicales Hair y West Side Story.

En 1998 la STV eslovaca buscaba una solución para sus desastrosas participaciones en el 94 y en el 96, siendo este último el mejor resultado histórico del país centroeuropeo. La llamaron para participar y Katarína aceptó encantada, era el nombre que buscaban en Eslovaquia, una intérprete con fuerza y garra que pudiera hacer que la tabla de votos subiera para Eslovaquia. 


Un tema llamado Modlitba que nueve años después un tema con el mismo nombre lograría ganar, fue la elegida para que Katarína cantara en Birmingham. El tema lo firman Gabriel Dusik y Anna Wepperyová y la dirección de la orquesta corrió a cargo de Vladimir Valavic que ya hizo esa labor en Dublín 94. 

Solo 8 puntos tuvo Katarína y se los dio el jurado croata que votaba en primer lugar. La desilusión generalizada por el Festival y la mala situación económica del ente nacional eslovaco hizo que el país abandonara el Festival hasta 2009. Katarína sigue siendo una de las cantantes de mayor éxito en las listas de ventas eslovacas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario