16 marzo 2011

El final del Melodi y la larga estela que deja a su paso

Queridos lectores, escribiré esta columna como amante que soy del festival nórdico y porque me apetece sacar a la luz cositas que se han comentado en distintos círculos eurovisivos y melodifestivaleneros.
El pasado 12 de marzo se celebró en el Globen Arena de Estocolmo la final del proceso de selección por excelencia, el Melodifestivalen. 10 artistas tomaron parte para lograr el triunfo, aunque como podréis leer a continuación lo de 10 es por mera cortesía.

Danny abrió, seguido por Sara Varga, The Moniker, Brolle, Linda Bengtzing, Nicke Borg, Swingfly, Sanna Nielsen, The Playtones y, el finalmente ganador, Eric Saade.

La gala transcurrió sin problemas como en el Andra Chansen, fallo de teléfonos y realizaciones mediocres (si señores, en Suecia), una gala excelente televisivamente hablando. El sistema de votación no tuvo demasiada emoción porque el nuevo método quita todo tipo de factor sorpresa en las votaciones del público, y las del jurado más de lo mismo. Pero dejemos de lado la gala y pasemos al rastro que ha dejado este Melodifestivalen 2011.

El asunto es que, tras el fiasco de 2010, Suecia necesitaba recobrar la ilusión por el Melodifestivalen y por Eurovision. En teoría debería ser un año en donde grandes nombres del panorama musical sueco tomaran parte para "resucitar" al país escandinavo de las cenizas en las que nunca debió caer. Pero no fue un nombre de fuera el que sería elegido para dicha hazaña, si no, un nombre elegido desde las entrañas del mismo Festival, hablo de Eric Saade, favorito del Jefazo del cotarro, Christer Björkman, Suecia 1992.


Este señor logró llevar a Suecia a un deprimente penúltimo lugar en un año en el que el Festival se celebraba en Suecia, en Malmö para más señas. Para quien no lo sepa lleva dirigiendo el festival sueco desde 2004, año en el que Svante Stockselius dejó el Melodifestivalen para dirigir a Eurovision a una segunda juventud. Pues bien este proyecto de Padrino ha ido ganando poder a tal ritmo que ni corto ni perezoso ha llegado ha hacer las siguientes locuras:
  • Introducir 4 canciones (2004-2009) dándoselas a sus amiguitos en detrimento de grandes nombres de la música sueca.
  • Dejar fuera del proceso de selección a grandes nombres como September, Robyn, Carola, HEAT, Hammerfall, Agnes Carlsson... algunos participaron años después con mejor o peor suerte.
  • Imposibilitar a cantantes que ponían en duda su gestión a participar en el Melodifestivalen.
  • Cambiar el sistema de votación año a año para recaudar más dinero, llegando ha hacer 4 rondas de votacione en las semifinales del 2009.
  • Construir un Melodifestivalen completo para que gane un favorito suyo, tras los intentos de 2005, 2008, 2009 o 2010, este año lo logró.
Por supuesto que el pueblo sueco no pasa por alto estas "payasadas" y vota en contra suya, ejemplos los del 2009.


La última de este personaje para el olvido es que ha llegado a insinuar que Brolle o Linda Bengtzing, los que más han puesto en duda la limpieza del proceso este año, que son unos llorones y mal perdedores y que no ganan por no llevar calidad. El intérprete de 7 Days And 7 Nights no se ha callado y le ha respondido con un "¿Bjorkman? La calidad será lo que llevó en 1992, ¿verdad?".

Si voces autorizadas del panorama artistico musical de Suecia, como Carola, Brolle, Linda Bengtzing, September, Hammerfall etc. etc. etc. han hablado de la suciedad de este proceso, creo que va siendo hora de un relevo generacional en la dirección.

Por ciero, un rumor apunta a que los intérpretes finalistas escucharon por parte de trabajadores de la SVT que Eric Saade era el ganador, antes incluso, de que terminara el proceso de votación de la final, Linda Bengtzing, Brolle o Danny han echo referencia sobre ello, mientras que Sanna Nielsen lo niega.

Espero que os haya gustado la columna.

1 comentario:

  1. ¡Gran columna jefe!
    Este hombre es un impresentable que se vaya ya

    ResponderEliminar